Qué es un firewall

Qué es un firewall

En este artículo te explicamos qué es un firewall, para qué sirve y cómo funciona, para que de esta forma comprendas la importancia de contar con uno. Además, te mostraremos cómo configurarlo si eres usuario de Windows.

¿Qué es un Firewall y para qué sirve?

Un firewall o cortafuegos es un dispositivo de seguridad (hardware o software) que gestiona el tráfico que entra y sale a una red de ordenadores o a un computador conectado a internet.

Para qué sirve un firewall

El cortafuegos analiza el tráfico que intenta acceder al ordenador y si este cumple con unas reglas especificadas por el usuario, podrá acceder al equipo. En caso contrario se le bloquea el acceso.

De esto se desprende que el firewall sirve para bloquear accesos no autorizados y de esta manera proteger a un ordenador o una red ante hackers o software malintencionado que intenta controlar el equipo.

Básicamente, se recomienda configurar este mecanismo para resguardar tu privacidad, proteger tu red, proteger la información que esta almacenada en tu ordenador, evitar que usuarios no autorizados accedan a tu equipo y bloqueen tu acceso.

En informática, el firewall no es un término nuevo, más bien se trata de uno de los primeros mecanismos de seguridad implementados en Internet. De hecho, su origen se remonta a 1988 cuando los programadores desarrollaron los primeros mecanismos que filtraban los paquetes digitales que llegaban a un ordenador.

Con el pasar de los años, este método de seguridad fue perfeccionándose para analizar mejor las peticiones entrantes y salientes y determinar si estas son inofensivas o no.

Cómo funciona un firewall

Cómo funciona un firewall

Ya sabemos que un firewall tiene como función gestionar el trafico entrante o saliente de un ordenador o red de ordenadores para proteger el equipo, pero, ¿cómo funciona?

En líneas generales, el firewall está en el medio de una red pública y una privada, o en otras palabras, entre una red local e internet; de esta manera todo el tráfico que entra o sale pasa primero por el cortafuegos quien lo analiza y determina si es peligroso o no.

Pero, ¿cómo sabe si debe dejar pasar cierto tráfico? La respuesta es sencilla. El usuario o administrador de la red, configura el firewall estableciendo una serie de reglas o condiciones que deben satisfacerse para que determinado tráfico o petición pueda acceder a la red local desde internet o viceversa.

Cuando el tráfico cumple con las reglas, se le deja entrar o salir. En caso contrario, es interceptado y se le impide llegar a su destino.

Entre las reglas que puede establecer el usuario en un firewall están las siguientes:

  • Permitir que una aplicación o programa tenga acceso a internet
  • Llevar un registro de todas las oportunidades en las que el tráfico intentó entrar o salir
  • Filtrar direcciones IP. De esta manera se permite o bloquea el acceso de tráfico proveniente de cierta IP o puerto
  • Filtrar tráfico tomando como base el protocolo utilizado, por ejemplo HTTP, HTTPS, FTP, TCP, y otros.
  • Establecer la cantidad de conexiones que pueden establecerse al mismo tiempo.

Tipos de firewall

Existen dos tipos de cortafuegos: de hardware y software.

Firewall de hardware

Algunos modem y router incluyen un cortafuegos que resulta la opción más conveniente para proteger una red de ordenadores completa especialmente de oficinas.

Este tipo de dispositivos permite establecer gran variedad de reglas, son sumamente efectivos y cuentan con otras funcionalidades añadidas, por ejemplo, VPN, herramientas de control de carga, y otras.

Firewall de software

La mayoría de los usuarios particulares emplean firewall de software que se instala directamente en el ordenador o en el servidor y protege únicamente el equipo en el que se configure.

Su campo de acción y configuraciones son más limitadas que las de los cortafuegos de hardware y suelen consumir recursos del ordenador una vez que son puestos en marcha.

¿Cómo configurar el firewall de Windows?

Si tienes instalado Windows 10 en tu ordenador, debes saber que este incluye su propio cortafuegos. De forma predeterminada, si no has instalado otro firewall, por defecto estará activo el propio de Windows.

Para configurarlo o crear nuevas reglas debes ir a Panel de control y hacer clic en Firewall de Windows. Se abrirá la ventana principal del firewall donde te dirá si este está activado o no.

A continuación haz clic en Configuración avanzada (ubicada en el menú de la izquierda) para que muestre una ventana en la que verás las opciones Reglas de entrada y Reglas de salida. Al acceder a cada una de ellas verás las reglas que ya han sido establecidas y tendrás la posibilidad de añadir nuevas.

En ambos casos, haz clic en Nueva regla. Podrás crear reglas de cuatro tipos:

  • Programa: controla las conexiones de un programa
  • Puerto: controla las conexiones de un puerto TCP o UDP
  • Predefinida: controla las conexiones de una experiencia con Windows
  • Personalizada

Selecciona el tipo de condición a crear para configurarla.

Por ejemplo, si quieres crear una regla para un programa, después de seleccionar este tipo de regla haz clic en siguiente y especifica si se aplicará a todos los programas o ubica la ruta del programa específico sobre el cual tendrá efecto la misma.

Luego, haz clic en siguiente para establecer la medida (permitir o bloquear) que debe tomarse si una conexión coincide con la ruta especificada. Seguidamente indica cuándo se aplica la regla y finalmente dale un nombre y una descripción si lo deseas.

Después de hacer clic en el botón finalizar, se creará la nueva regla.

Como vimos en este artículo, tener un firewall configurado en el ordenador o en nuestra red local, es una medida de seguridad importante para mantenernos a salvo de ataques informáticos. Recuerda que un cortafuegos actúa como una pared entre tu equipo y los atacantes, así que tenerlo puede mantenerte a salvo.